Mundos Opuestos, la Lucha de los Tiempos

admin Martes, 17 enero 2012 0

mundos-opuestos

En un momento especialmente sensible donde las profecías y vaticinios aparecen por todas partes, Mundos Opuestos juega con una idea bastante delicada que, de no tener el suficiente criterio formado y la necesaria mediación de los padres, se puede prestar para reducciones simplistas. En este programa, el pasado es connotado como una época de castigo, esfuerzo, hostilidad y pobreza, mientras que el futuro aparece como una época de opulencia, comodidades tecnológicas, placer, gratificación inmediata y, además, supone la recompensa para quienes sortean las pruebas efectivamente.

De este modo, los niños que vean el programa pueden establecer una valoración dicotómica, según la cual el futuro y todos los adelantos tecnológicos que implica, son sinónimo de felicidad y premio. Con ello, las emociones de los niños respecto al futuro son placenteras. Como podemos suponer, esta relación queda establecida a nivel muy inconsciente, por lo que es crucial que, si los adultos permitimos ver este reality, seamos conscientes de los valores con los que el programa juega y las asociaciones facilistas que, en algunos casos, nuestros hijos pueden establecer.

Como comentábamos más arriba, el pasado aparece como una realidad simple, despojada de comodidades tecnológicas y asociada a la pobreza. Cualquier niño que vea este programa sin la mediación adecuada pensará que una experiencia sin tecnología [un paseo por el campo, por ejemplo] es una situación sacrificada e incómoda. Si las tecnologías han supuesto un enorme avance para la sociedad del siglo XXI, no es menos cierto que la simplicidad de los encuentros cara a cara se ha tendido a reemplazar por relaciones virtuales. Por lo tanto, como Fundación sugerimos que, más allá del estereotipo con que Mundos Opuestos juega, invitemos a nuestros hijos a reflexionar sobre los atributos del pasado que sí valoran.

En el primer capítulo, ya observamos (con “Viva la Vida” de fondo, la famosa canción de Coldplay) la alegría, sorpresa y disfrute del equipo de participantes que conquista el futuro: un ambiente blanco, minimalista, en el que hasta la comida es sofisticada: sushi y champán. En el contrapunto, los participantes que habitan el pasado se mueven en espacios marginales, sucios, de tonos terrosos, y entre sus pies se topan con una papa, una coronta de choclo, algunas miserias y el terror los consume.

Si quiere ver  un extracto del primer capítulo:

Si quiere ver el primer capítulo completo:

Si quiere ver el segundo capítulo:

Leave A Response »

You must be logged in to post a comment.